En un hermoso día de julio, el sitio web polaco wprost.pl publicó un artículo titulado “Tenemos influenciadores porno”. La autora del artículo, Paulina Socha-Jakubowska, se preparó “muy minuciosamente” para expresar su opinión sobre los trabajadores sexuales que tienen cuentas en redes sociales. Después de una serie de entrevistas y artículos en los que contamos nuestra historia, sobre nuestra actividad en la industria pornográfica, apareció otro post… Por supuesto, nos gustaría agradecer de antemano a la editora, ya que le debemos un alcance ligeramente mayor. En el artículo, la editora menciona personalidades como Andrzej Gryżewski (con quien trabajamos en muchos proyectos) o el profesor Lew-Starowicz (tuvimos algunas conversaciones interesantes e inteligentes con sus estudiantes de estudios de sexología). Todo lo que había que hacer era mirar más de cerca nuestro perfil de Instagram o nuestro sitio web para ver que hacemos mucho más que simplemente promocionar nuestro “negocio pornográfico”. La editora nos describe bellamente como (…) privados de “brújula moral”, sabiduría de vida o, de hecho, cualquier sabiduría en absoluto: nos categoriza como creadores que solo quieren una cosa: ganar dinero con nuestro contenido mórbido (…). Entendemos completamente la actitud de las personas que no tienen idea de lo que hacemos exactamente, que solo vieron algunas de nuestras películas para adultos (por las que estamos muy agradecidos) y revisaron nuestras cuentas de Instagram (lo que probablemente les dio envidia de nuestra calidad de vida). Si la autora considera que ayudar a los hombres a deshacerse del problema de la eyaculación precoz es un signo de falta de cualquier tipo de sabiduría, entonces, realmente nos gustaría felicitarla por un enfoque sexista del tema. Además, el artículo ni siquiera menciona que promovemos controles regulares, ya que solo uno por mil polacos se examina para detectar la presencia de enfermedades venéreas. Tampoco hay ninguna palabra sobre el hecho de que alentamos enormemente a las parejas a hablar sobre sus necesidades sexuales. En general, el artículo se enfoca solo en la promoción de nuestro “negocio pornográfico”, lo que probablemente explica por qué tantas personas se sintieron curiosas y comenzaron a seguirnos. Debemos admitir que es una gran ventaja. La editora utilizó el argumento de nuestro contenido para adultos y tal vez, gracias a eso, podremos ayudar a aquellos que encuentran más profundidad en nuestro trabajo.

En lo que respecta a proteger a los niños de la pornografía, en nuestra opinión, es mejor educar a los niños e introducirlos en el mundo de la sexualidad humana en el
momento adecuado que prohibirles cualquier cosa, ya que solo puede estimular el deseo de explorar. ¿No deberíamos concienciar a los jóvenes a tiempo de que la pornografía es solo una ficción, como una película de ciencia ficción? ¿Que el sexo en la vida real rara vez se parece a eso, que es una fantasía? Nadie habla de eso y, como resultado, las personas en su edad adulta aún piensan que el sexo debería parecerse a la pornografía, y esta forma de pensar conlleva muchos problemas. Por lo tanto, es fundamental que haya personas en el mundo de la pornografía que digan abiertamente que las escenas de sexo presentadas en las películas para adultos están en la mayoría de los casos preparadas. Es muy difícil mantener a los niños alejados de Internet… o de personas amables que escriben sobre “influencers de la pornografía” y dirigen su atención únicamente a las películas para adultos. En nuestro blog, también se puede descubrir que dicho contenido puede servir como medio de educación. En conclusión, nos gustaría enfatizar que estamos agradecidos por cada artículo y por cada opinión, incluso si es un juicio privado dictado por la percepción de la realidad a través de un prisma personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Selecciona tu moneda